miércoles, 15 de julio de 2009

Cadena perpetua para el ex gobernador de Kigali por el genocidio de Ruanda

Craneos de víctimas tutsis del genocidio ruandés.


Las matanzas ocurrieron en 1994

El tribunal de la ONU que juzga a los supuestos responsables del genocidio de Ruanda de 1994 ha condenado al ex gobernador de Kigali a cadena perpetua por cinco cargos, entre ellos el de ordenar la muerte de 60 niños tutsis.

En el Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR) se había acusado a Tharcisse Renzaho de genocidio, complicidad en el genocidio, asesinato y violación en las matanzas de minorías en las que 800.000 tutsis y hutus políticamente moderados fueron asesinados.

La corte le ha encontrado culpable de todos los cargos, excepto del de complicidad con el genocidio. "Ha sido encarcelado de por vida. Ha sido declarado culpable de cinco cargos, es decir, de genocidio, dos cargos de asesinato por crímenes de lesa humanidad y dos cargos de violación como crímenes de lesa humanidad", explica Danford Mpumilwa, de la oficina de información, desde la ciudad tanzana de Arusha, sede del tribunal.

Los fiscales aseguraron que era uno de los principales autores de la masacre. Su nombre figuraba entre los nueve principales sospechosos por el que el gobierno de EEUU había ofrecido una recompensa de cinco millones de dólares por cualquier información que llevara a su arresto.

El tribunal señala que Renzaho, de 65 años, que se declaró inocente de todos los cargos, participó en el genocidio facilitando armamento.

El Tribunal le acusa, junto a otros, de haber ordenado el asesinato de 60 niños tutsis. La Fiscalía asegura que Renzaho estaba en un hotel cercano a Kigali cuanto los tanques comenzaron a disparar contra las casas de los tutsis, matando al menos a 40 personas. Ni siquiera trató de intervenir.

Además, también fue acusado de lanzar mensajes a través de Radio Ruanda en los que pedía a la policía, los soldados y las milicias levantar barricadas para controlar, localizar y matar a los tutsis.

El ex coronel del ejército fue detenido en la República Democrática del Congo en 2002. Renzaho nació en Kigarama, en el este de Ruanda, se formó como ingeniero en Alemania e hizo su carrera militar en las Fuerzas Armadas Ruandesas.