viernes, 7 de agosto de 2009

La memorias de Tony Curtis



"Marilyn Monroe perdió el hijo que esperábamos", confiesa. La actriz estaba casada con Arthur Miller en ese momento. El escritor se enteró del embarazo. El romance entre los dos duró varios años, según Curtis.

El actor Tony Curtis ha asegurado que Marilyn Monroe se quedó embarazada de él estando ambos casados con sus respectivas parejas. Así lo ha relatado en su nuevo libro de memorias con el que, una vez más, el actor está dispuesto a sembrar polémica.

El veterano actor afirma que la rubia por excelencia de Hollywood y él mantuvieron una relación parecida a una montaña rusa, ya que volvían a estar juntos cada cierto tiempo, aunque ambos estuvieran casados. Fue en una de estas idas y venidas cuando concibieron al hijo que más tarde Marilyn perdió.

Estando casados los dos

Tal y como ha publicado el diario británico Daily Mail, aquello sucedió durante el rodaje de una de las películas más conocidas de la carrera de ambos, Con faldas y a lo loco, en 1958 y ése es precisamente el título que Curtis ha puesto a sus memorias (Some Like It Hot, título original de la película) que aparecerán publicadas en Estados Unidos el próximo mes de septiembre.



Curtis no ha vacilado en desvelar algunos de los secretos más íntimos de Monroe, entre ellos el modo en el que ésta se comportaba en la intimidad: "Cuando estaba en la cama con Marilyn nunca estaba seguro, ni antes, ni durante, ni después, de dónde estaba su cabeza. Ella era actriz. Podía estar interpretando un papel", aunque después añade: "Marilyn sabía darle a los hombres justo lo que éstos querían. Nunca le pedí más".

Marilyn estaba casada por entonces con el escritor Arthur Miller y Curtis con su primera esposa, Janet Leigh, con la que tuvo a la también actriz Jaime Lee Curtis. Sin embargo, eso no les impidió convertirse en amantes durante casi una década.

Miller sabía del embarazo

El galán cinematográfico ha relatado cómo Marilyn confesó a ambos hombres, Curtis y Miller, que esperaba un hijo del actor: "Yo estaba aturdido. Simplemente me quedé allí plantado. La habitación estaba tan en silencio que podían oírse los neumáticos chirriando sobre el Bulevar de Santa Monica".

"Acaba la película y sal de nuestras vidas", fue lo único que Miller le dijo a Curtis cuando éste le preguntó sobre lo que debían hacer. Según escribe Curtis, se quedó mirando a Miller unos segundos y luego miró a Marilyn que lloraba desconsoladamente. "De acuerdo. Eso es lo que haré", contestó el actor.

De este modo el romance entre la pareja de actores, que había comenzado en 1950, llegó a su fin. Una vez que terminó el rodaje, cada uno siguió su camino y no volvieron a verse. Curtis afirma que poco después conoció la noticia del aborto de Marilyn, aunque la actriz quiso tener al bebé en todo momento.

No es la primera vez que Tony Curtis, de 84 años, escribe un libro donde habla de Marilyn y de la relación secreta que ambos mantuvieron. En 1993 relató en su autobiografía cómo ambos pasaban los fines de semana en la casa de otro actor, Howard Duff, en la playa de Malibu.