martes, 29 de septiembre de 2009

CULTIVA SU PROPIA SILLA



John Krubsack un banquero de Embarrass, Wisconsin, que fue el primero en la zona cuentan con agua corriente, que jardines de su propiedad antes de que fuera la moda, de cría y de hecho el queso, y le encantaba recoger ramas agradable con la que fabrican muebles.


Tras plantar 32 saúcos en el jardín trasero de su casa, John Krusback comenzó a injertarlos entre si, doblando los tallos y ramas para darles la forma de una silla. Después de 11 años, todas las juntas de la silla fueron lo bastante fuertes como para soportar el peso del “jadinero-carpintero”. Tal y como el propio Krusback dijo tras recolectarla, la silla fue “cimentada por la naturaleza”.
Fuentes