martes, 22 de septiembre de 2009

Descubierto un hombre en Tel Aviv con 32 mujeres y 89 hijos

Una televisión israelí ha descubierto a un hombre, Goel Ratzon, vecino de la ciudad de Tel Aviv, que vivía con 32 mujeres con las que había tenido un total de 89 hijos.
Las mujeres estaban sometidas a un estricto régimen disciplinario, pero todas ellas aseguraron vivir con el polígamo por voluntad propia.
No pueden comunicarse con otros hombres, mantener contacto físico con sus familias ni comer carne, fumar, beber alcohol o vestirse con ropas indecentes, según Channel 10.
"El salvador"
Goel Ratzon es considerado por sus "esposas" como el salvador, "goel" en hebreo, del universo y le atribuyen poderes sobrenaturales. Muchas de ellas llevan el nombre de Ratzon e incluso su fotografía tatuados en sus cuerpos.
Además, sus 89 hijos llevan el nombre de su padre, al menos en parte. Por ejemplo, uno de los niños se llama Avinu Ha-Goel, "nuestro padre el salvador", y una hija se llama Tehilat Ha-Goel, "gloria al salvador".
Ratzon explicó a esta televisión que se habían registrado varios intentos de suicidio colectivo cuando algunas de sus mujeres creyeron que las iba a abandonar. En la grabación algunas de ellas amenazaron con realizar un suicidio colectivo si alguien intenta hacer daño a su líder.
Legalmente todas ellas son madres solteras y viven en cuartos separados. Cuando Ratzon llega, sus hijos deben besar sus zapatos y rezar al tatuaje de su retrato que lleva su madre en uno de sus brazos.
El director del Consejo Nacional del Menor, Isaac Kadman, explicó que las autoridades tienen muy poco margen para actuar. "El hombre está pisando una línea delgada. Mientras estos niños vayan regularmente al colegio y no haya negligencias o abusos flagrantes no hay nada que puedan hacer las autoridades. La ley no permite prohibir a la gente que lleve un cierto estilo de vida sólo porque parezca inapropiado para algunos", indicó Kadman.
Ayer una de las mujeres de Ratzon fue hospitalizada tras un aparente intento de suicidio. Fue llevada al hospital Kaplan de Rehovot por el propio Ratzon y al día siguiente fue dada de alta. Reconoció haber tomado una gran dosis de antidepresivos y aseguró que no podía recordar si tenía o no seguro médico. Ratzon ni siquiera pudo recordar el nombre de la mujer.
"Cuando llegaron reconocí al tipo de la tele. Entraron y una de las mujeres iba apoyada en otra", indicó uno de los sanitarios del hospital en declaraciones al diario 'Haaretz'.

Articulo completo (((AQUI)))