martes, 3 de agosto de 2010

OMEGA 3

Los ácidos grasos Omega-3 son importantes para la función de varios en el cuerpo humano. El cuerpo es incapaz de producir estos ácidos grasos por sí solo. Los Omega 3 se pueden obtener a partir de fuentes diversas de alimentos o se consume en forma de píldora suplementario.


Ellos ayudan en la síntesis de moléculas de señalización llamados eicosanoides, que ayuda a reforzar el sistema inmunológico mediante la prevención de diversas enfermedades inflamatorias como el asma, la artritis, psoriasis y diversas reacciones de hipersensibilidad.

También ayudan en la reducción de especies reactivas del oxígeno (ROS) y prevenir el envejecimiento. Los ácidos grasos omega-3 grasos también aumentan la síntesis de las lipoproteínas de alta densidad (HDL) en el cuerpo que nos ayuda a luchar contra la presión arterial alta, diabetes y enfermedades del corazón. Los ácidos grasos omega-3 grasos también ayudan a curar la depresión, la ansiedad, el TDAH y la dislexia.

Las grasas omega-3 son abundantes en el "pescado azul" - los peces que viven en agua fría. "Pescado azul" es un término, no se usa comúnmente hoy en día, que se refiere a los peces que no tienen carne blanca, como el atún, salmón, trucha y sardinas.

En cuanto a alimentos vegetales, ciertos aceites y verduras, también son ricos en grasas omega-3: aceite y semillas de lino, aceite y semillas de sacha inchi "mani del inca", las nueces, semillas de calabaza, aceite de canola y algunos vegetales de hoja verde.

La mayoría de los expertos en salud creen que las grasas Omega 3 ayudan a:

Reduce el riesgo de arritmias

Ayuda con el Alzheimer y esclerosis múltiple

Mantener los niveles más bajos de triglicéridos

Reducir el riesgo de coágulos sanguíneos

Lentificar el "taponamiento" de las arterias

Reducir el riesgo de hipertensión (presión arterial alta)

Reducir el riesgo de desarrollar cancer de próstata y de piel

Ayudar a los jóvenes con problemas de conducta (Hiperactividad o TDAH)

El Centro Medico de la Universidad de Maryland reporta evidencia clínica que los acidos grasos Omega 3 reducen los factores de riesgo asociados con enfermedades del corazón. Ellos evitan la acumulación de colesterol que puede obstruir las arterias y conducir a un infarto de miocardio o un accidente cerebrovascular. Los ácidos grasos Omega 3 evitan que las plaquetas se adhieran entre sí en la formación de coágulos de sangre.

Los ácidos grasos Omega 3:

Se han encontrado beneficiosos para personas con enfermedades inflamatorias como la artritis. Los suplementos de Omega 3 han reducido dolor articular y rigidez.

La falta o el desequilibrio de estos puede conducir a la depresión.

Forman los componentes de las membranas celulares nerviosas, escenciales para la comunicacion celular.

Pueden mejorar los niveles de glucosa en individuos que sufren de diabetes.

Ver mas: Sacha inchi: fuente natural de Omega 3, 6 y 9