miércoles, 2 de enero de 2013

Actualidad y beneficios del propóleo en Cuba


Ana Ivis Galán García

A pesar de sus probados beneficios y los disímiles usos de los cuales se sirven hoy numerosos pacientes en Cuba, del propóleo (resina que se obtiene de la paredes de la colmena de las abejas) apenas se oye hablar, luego del boom promocional en sus inicios.A pesar de sus probados beneficios y los disímiles usos de los cuales se sirven hoy numerosos pacientes en Cuba, del propóleo (resina que se obtiene de la paredes de la colmena de las abejas) apenas se oye hablar, luego del boom promocional en sus inicios.

Pero el aparente olvido no ha sido óbice para que diversos especialistas continúen en el estudio de sus propiedades y bondades, camino a su aplicación cada vez más extensa y diversificada.
Rafaela Bordonado Ramírez, licenciada en Farmacia y doctora en Ciencias Químicas, lleva más de 20 años en la investigación de productos naturales, específicamente del própolis, como también se le conoce, reconocido con la patente cubana 21 mil 875, de la Academia de Ciencias de Cuba.
Graduada desde 1985 en Licenciatura en Farmacia, recibe personas de todas las provincias del país y atiende padecimientos popularmente desconocidos como la llamada enfermedad del Peyronie, placa fibrosa que sale en el pene, provoca curvatura y muchas veces dolor, molestia que en ocasiones solo se resolvía por vía quirúrgica.
La sufrió Luis XV, rey de Francia, durante gran parte del siglo XVIII, y la descubrió el médico galo Fracois Gigot de La Peyronie, cirujano del monarca y a quien se debe el nombre de la patología.
En diálogo con la AIN, Bordonado Ramírez explicó que la dolencia, hasta hace poco sin cura a nivel mundial, se combate hoy en Cuba con cápsulas de propóleo de 300 milígramos, lo cual ha permitido la mejoría, incluso la cura, de muchos pacientes.
Urólogos de Santiago de Cuba, Matanzas, Holguín y La Habana envían a los diagnosticados con este mal al hospital Freyre Andrade, también conocido como Emergencias, de la capital, donde labora la especialista desde 1999.
"La etiología de esta enfermedad es desconocida, precisó. Las causas son diversas: pueden ser inmunológicas, genéticas o traumáticas. Esta última es la que abunda en Cuba.
"Aunque también se ha visto la incidencia del déficit inmunológico, el propóleo, como inmunomodulador y antinflamatorio, trabaja positivamente en estos enfermos".
Comentó que en el país ya son casi tres mil quienes la padecen. "Aparece en hombres de cualquier edad, el más joven que atendemos, señaló, tiene 16 años y el de más edad, 83".
"Al principio, reconoció la Doctora, se pensaba que esta no era una enfermedad muy común en el país, pero los casos crecen por día y aún hay, alertó, quien no acude a consulta porque desconoce la patología. No obstante, sugirió, el tema deberá constituir objeto de estudio".
En el hospital Freyre Andrade se preparan más de 20 formulaciones del propóleo, muchas ellas entregadas de manera gratuita -servicio único de su tipo en el país-, entre las que destacan el aerosol, las gotas nasales y las elaboradas para niños con cero presencia de alcohol.
La licenciada Rafaela Bordonado Ramírez explicó que por vía oral no aplican ese antiséptico por ser inductor del metabolismo hepático, y además todas sus formulaciones deber ser idóneas según el modo en que son suministradas.
"Ello implica, precisó, evitar secuelas, rechazos y cualquier otra reacción adversa que normalmente se producen con las tinturas de propóleos de uso a nivel nacional".
También recetan gotas orales para pequeños con déficit inmunológico. Estos casos son remitidos por Pediatras e Inmunólogos al Freyre Andrade, porque allí radica la patente cubana de purificación del propóleo.
Además, comentó, disponer de la aplicación que no contiene alcohol y se administra por vía oral, la convierte en medicamento de elección para niños y hasta para ancianos, cuyos metabolismos están disminuidos.
Cuentan, además, con diversas fórmulas para los casos de dermatología contra hongos en la piel, quemaduras y otras afecciones. Igualmente para pacientes de las consultas de Maxilofacial o de Parasitología y Gastroenterología, donde se emplea la suspensión del propóleo para combatir la metaplasia gástrica, "pócima que -aclaró- en este momento no se está elaborando pero ha dado muy buenos resultados".
A pesar de solo disponer de un pequeño espacio para la fabricación de este producto y sus diversas modalidades, alcanzan cifras mensuales entre 25 y 30 mil unidades de medicamentos, y atienden al año alrededor de 30 mil pacientes de las diferentes instituciones médicas del país.
La experiencia cubana en este campo de la salud también ha tenido repercusión internacional en países como España, Brasil, México y Chile.
Dar solución a todos los casos que reciben es prioridad para este colectivo, en busca de buenas y mejores prácticas de laboratorio y producción.

http://www.ain.cu/2012/diciembre/20aem_beneficios_del_propoleo.htm