martes, 30 de junio de 2009

El cargador único del móvil (telèfono celular) estará listo en 2010 en la UE

El comisario Günter Verheugen enseña el cargador europeo


Bruselas pretende armonizar en dos años los alimentadores de todos los aparatos electrónicos

"Pásame el cargador". No es el lema de una campaña publicitaria sino el sueño frustrado de millones de usuarios. Ocurre cada día cuando alguien agota la batería de su móvil en el lugar de trabajo y aunque está rodeado de usuarios de móviles como él, nadie le puede ayudar porque resulta que cada teléfono tiene una clavijita distinta. Para solventar este problema, los principales fabricantes europeos han llegado a un acuerdo con la Comisión Europea con el fin de comercializar un cargador universal a partir de mediados de 2010.

El cargador elegido es micro USB, la conexión que utilizan muchos portátiles, cámaras o reproductores MP3, y se incluirá en todos los móviles que se comercialicen a partir del próximo año y dispongan de conexión de datos.

Las empresas que han firmado el compromiso son Apple, LG, Motorola, NEC, Nokia, Qualcomm, RIM (Blackberry), Samsung, Sony Ericsson y Texas Instruments, que representan el 90% del mercado.

En realidad, la idea surgió en febrero pasado, cuando los 17 fabricantes firmaron un acuerdo en el marco del Congreso Mundial de Móviles de Barcelona para poner en marcha el cargador universal en todo el mundo en 2012. En Europa, pues, se adelanta dos años la puesta en marcha del Universal Charging Solution (UCS), nombre oficial del invento.

El comisario europeo de Industria, el alemán Günter Verheugen, saludó el pacto por el ahorro medioambiental que supondrá, ya que los usuarios no tendrán que tirar su cargador cada vez que cambien de modelo de móvil. Además, se estima que se fabricarán la mitad de los cargadores.

Bruselas es ambiciosa y quiere extender ese acuerdo a toda la industria electrónica. El objetivo final es conseguir que todos los dispositivos -móvil, DVD, cámara de fotos, MP3, portátil- dispongan de un único cargador en el plazo de dos años.

Por el momento habrá que conformarse con los teléfonos. Actualmente sólo una cuarta parte dispone del cargador micro USB. Para los que no lo tienen, los fabricantes han pensado comercializar un adaptador, también universal, que servirá también a los móviles de gama baja.

Los cargadores desechados generan todos los años más de 50.000 toneladas de basura electrónica en todo el mundo. Sólo en España se venden 20 millones de terminales al año. Y hay más de 20 modelos de cargador en el mercado con su correspondiente clavijita. Pero la dictadura de la clavijita tiene los días contados.