miércoles, 21 de octubre de 2009

EL MODO ESCLAVISTA DE PRODUCCIÓN

La esclavitud ha sido la primera forma de explotación, la más grosera y descarada, haciendo existido en la historia de casi todos los pueblos. La fabricación de instrumentos metálicos dio lugar a la aparición de un grupo de los hombres aparte, los artesanos, cuyo trabajo fue tomando un carácter cada vez más independiente.
En la medida en que se ensanchaba el cambio fue apareciendo el dinero. Estos se aprovechan de que los pequeños productores estaban al margen del mercado, les compraban sus mercancías a bajo precio y las vendían en el mercado a precios elevados. El fenómeno de los oficios y el cambio dio a lugar la aparición de las ciudades. Al principio, la ciudad se diferenciaba poco de la aldea.
Entonces hicieron la aparición de la usura, el deudor y el acreedor. “la lucha de clases del mundo antiguo reviste primordialmente la forma de una lucha entre acreedores y deudores, terminando en Roma con la desaparición del deudor plebeyo, sustituido por el esclavo”. Que en la Roma antigua se denominaban latifundios. En dichas fincas trabajaban enormes masas de esclavos.
Las relaciones de producción de la sociedad esclavista tenían como base la propiedad del esclavista tanto de los bienes de producción. Por tanto, en la sociedad esclavista, el esclavo no se diferenciaba del hacha o el buey más que por el don de la palabra. Apenas lo suficiente para no morirse de hambre y poder seguir laborando en provecho del amo. Muchas ramas del saber (las matemáticas, la astronomía, la mecánica y la arquitectura).
La forma esclavista de explotación aniquilaba a los propios esclavos. La principal fuerza para hacer las guerras estaba constituida por los campesinos y los artesanos, que integraban las filas de los ejércitos y cargaban con todo el peso de los impuestos imprescindibles para hacer las guerras.
Esto debilitaba el poderío económico, político y militar de los estados esclavistas. Las derrotas fueron sucediendo a las victorias. “empobrecimiento general; disminución de comercio, de los oficios manuales y del arte; reducción de la población. Determino la destrucción de las fuerzas productivas, por eso, las relaciones de producción fincadas sobre el trabajo del esclavo se convirtieron en una gran traba para el avance de las fuerzas productivas de la sociedad.
Al producirse la ruina de las grandes haciendas fundamentadas en el trabajo de los esclavos se fue haciendo mas productiva la hacienda pequeña. Por tanto, el colono ya no es esclavo sino agricultor que toma en usufructo vitalicio una determinada porción de tierra por lo cual paga cierta cantidad de dinero o de productos. A los esclavos sublevados se unían campesinos y artesanos libres explotados por los grandes propietarios de tierra y el Estado esclavista.
Muchas sublevaciones de esclavos, la mayor trascendencia fue la acaudillada por Espartado. Que origino el hundimiento definitivo del régimen esclavista. Época del feudalismo se mantuvo un largo periodo.
Las relaciones de producción de la sociedad feudal se apoyaban en la propiedad privada del señor feudal respecto a la tierra y a la propiedad parcial respecto del campesino siervo. De suerte que la pequeña hacienda campesina y la producción de los pequeños artesanos se basaban en el trabajo personal.
Productos del trabajo se destinaban en su masa principal al consumo personal y no al cambio. En su defecto entregar al terrateniente una parte de sus productos en especie. Pero si podía venderlo en algunas ocasiones.
Trabajo necesario, el campesino producía el producto indispensable para su propia existencia y la de su familia. Trabajo adicional producía el producto, del cual se apropiaba el señor feudal en calidad de renta de suelo (renta en trabajo, renta en especie y dinero). La población urbana sostenía incesantes luchas por su liberación, y muchos lograban conquistar su independencia.
Comenzaron a pasar de la renta en trabajos en trabajo y en especie a la renta en dinero. A la renta en dinero se hizo mayor la explotación feudal.

FUNTES DE INFORMACION:
LIBRO DE M.D.H. ANA MARIA PEREZ ROMERO