sábado, 25 de julio de 2009

Ilegalizan el grupo neonazi español "Hammerskin" y condenan a 15 miembros a penas de cárcel

Uno de los 14 acusados de pertenecer al grupo neonazi Hammerskin.


Por primera vez en España se condena por asociación ilícita a una organización neonazi.

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a 15 miembros de la organización neonazi Hammerskin a penas de entre un año y medio y dos años y medio por asociación ilícita y tenencia ilícita de armas y ha declarado la ilegalidad de la banda por fomentar la violencia.

El presidente de Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra, subrayó la importancia de la resolución al ser la primera que condena por asociación ilícita a un grupo neonazi en España. "Hay que felicitarse por la sentencia. Supone un avance para la lucha contra el racismo, la xenofobia y la intolerancia", aseveró.

Según Ibarra, la Sala condena por asociación ilícita a dos años y seis meses al jefe de los Hammerskin-España, José Eduardo C. H., alias Chape. Al resto, se les pena con un año y seis meses por este mismo tipo penal. A otro de los acusados se le suma un año de prisión por tenencia ilícita de armas.

Los procesados se enfrentaban a penas iniciales que oscilaban entre los tres y los seis años de prisión por asociación ilícita y tenencia ilícita de armas. Tras las modificaciones fiscales, afrontaban una condena de entre 2 y 3 años y seis meses de cárcel.

Una foto con una bandera

A los acusados se les detuvo en marzo de 2004 en la denominada Operación Puñal, que se desarrolló en Madrid, Barcelona,Valencia y Guadalajara. Una fotografía intervenida en el domicilio de uno de los acusados en la que aparecían varios miembros del grupo con una bandera que lucía insignias nazis dio origen a las investigaciones.

El proceso penal se basó en los datos obtenidos en las escuchas telefónicas, en los registros de las viviendas y en la información aportada por el periodista con el pseudónimo Antonio Salas, el autor del libro Diario de un Skin.

Salas se infiltró en el grupo para dar a conocer en su relato los entresijos de una de las bandas más importantes de neonazis en España. Durante su comparecencia, identificó a varios de los procesados como integrantes de Hammerskin-España.